• Nivel de dificultad

    MUY FÁCIL

  • Tiempo de preparación

    10 min

  • Personas

    1 PAX

Las Papas para congelar son un alimento versátil y delicioso que se puede preparar de diversas maneras. Si te encanta disfrutar de papas fritas crujientes en cualquier momento, pero no siempre tienes tiempo para pelar y cortar las papas frescas, ¡tenemos la solución perfecta para ti!

En esta receta, aprenderás cómo congelar papas y luego freírlas en solo 5 sencillos pasos. Sigue leyendo para descubrir cómo lograr unas papas fritas perfectas en cualquier momento.

Paso 1: Pelar las papas

El primer paso para preparar papas congeladas para freír es pelar las papas. Asegúrate de lavar bien las papas antes de pelarlas para eliminar cualquier suciedad o impureza. Utiliza un pelador de papas afilado y retira la piel de las papas de manera uniforme.

Paso 2: Cortar las papas

Una vez peladas, es hora de cortar las papas en el tamaño y forma deseada. Puedes optar por papas fritas delgadas estilo francés, papas gajo más gruesas o incluso papas en forma de cuña. La elección es tuya. Asegúrate de cortar las papas de manera uniforme para que se cocinen de manera uniforme y obtengas resultados consistentes.

Paso 3: Hervir las papas

En este paso, herviremos las papas antes de congelarlas. Hierve agua en una olla grande y añade las papas cortadas. Cocínalas durante 3 minutos exactos, no más.

El tiempo de cocción corto ayudará a preservar la textura y evitará que las papas se vuelvan demasiado blandas. Al cocinarlas en agua caliente desde el principio, evitarás que las papas se pongan negras con el tiempo.

Paso 4: Enfriar y secar las papas

Una vez que las papas estén cocidas, retíralas del agua caliente y colócalas sobre un repasador o colador para que se enfríen.

Deja que las papas se sequen por completo antes de proceder al siguiente paso. Esto permitirá que las papas conserven su textura y evita que se peguen entre sí durante el proceso de congelación.

Paso 5: Congelar las papas

El último paso es congelar las papas para que estén listas para freír en cualquier momento. Coloca las papas enfriadas en bolsas de congelación y asegúrate de expulsar todo el aire antes de sellarlas. Etiqueta las bolsas con la fecha de congelación para un mejor seguimiento.

Luego, coloca las bolsas en el congelador y déjalas allí hasta que estés listo para usarlas.

Cuando desees disfrutar de unas deliciosas papas fritas, simplemente retira la cantidad deseada de papas congeladas del congelador y fríelas en aceite caliente. Notarás que las papas salen secas, crocantes y perfectas para cualquier ocasión.

Conclusión de las Papas para congelar

Congelar papas para luego freírlas es una excelente manera de tener siempre a mano unas papas fritas caseras y sabrosas.

Siguiendo los simples pasos descritos en esta receta, podrás preparar papas fritas de calidad en poco tiempo y sin complicaciones. Experimenta con diferentes cortes y aderezos para añadir variedad a tus comidas. ¡Disfruta de tus papas fritas congeladas y sorprende a tus amigos y familiares con tu habilidad culinaria!

Sobre el cocinero

Jennifer García

¿Alguna vez te has preguntado quién está detrás de esos platillos mágicos que te transportan a otro lugar?Si eres un amante de la comida casera con ese "algo especial", ¡anímate a seguir los pasos de que te indicamos en Ven a mi Cocina.